domingo, 24 de febrero de 2008

Minutos musicales 2. Los viejos rockeros deberían morir

Viña de mar, todo el mundo feliz
Hoy, ayer y desde hace unos días la noche chilena se ha parado, las gentes de este país están todas atentas de una sola cosa, del televisor. Vayas por donde vayas, casas, bares, restaurantes, hoteles viven pendientes de un canal, el que transmite el Festival de Viña, de Viña de Mar. Es su 49 edición, y por el escenario ha pasado desde lo más hortera de la música melódica, Marco Antonio se llama uno… hasta la calidad de Calle 13 o Vicentico. pasando por combos colombianos o desconocidos estones. Hay premios en el concurso folclórico y unas extrañas gaviotas de oro y/o plata para artistas consagrados que se otorgan por aclamación del público. Como siempre pasa en semejantes acontecimientos todos se llevan el suyo. Cómo no.

Los viejos rockeros deberían morir o dedicarse a dar clase
Yo entiendo que todos tienen derecho a ganarse la plata, también entiendo que si tu vida es la música te dediques a ella, pero aunque suene absurdo no entiendo como los Rolling siguen haciendo música, o Deep Purple… ¿hacen o repiten? o Inti Illimani, grupo que escuchaba hace más de 30 años. ¿Cantarán lo mismo? Tengo muy buen recuerdo de ellos, pero soy incapaz de imaginarme lo que pueden hacer ahora. Si por un momento fuese a un concierto suyo sería más que todo por saber quién asiste a semejantes conciertos de dinosaurios, pero no realmente por su música. Creo que el jazz, el blues o la música clásica gana con los años, son como un buen vino, van cogiendo buqué, cuerpo con el aumento de canas, que sus autores e interpretes no envejecen con los años. Los otros. sí. Lo siento, pienso así.

Chile, tierra de dinosaurios
Iron Maiden, Deep Purple, Ozzy Osbourne, Peter Frampton grupos de bastón, de cachava, que digo yo. Más cerca de una residencia de ancianos que de un bar de copas. Están de gira por Chile este verano. Un conocido me dice que vienen por estos lares porque son baratos, puede ser; vienen a segundas plazas. Ellos son también segundones y por su edad no pueden ser teloneros, no sería justo. Pobres. Y seguro que llenan. Viejos rockeros, medio calvos y con coleta, que en su momento aportaron cosas lindas a la música, ¡cuántas veces los he bailado en mi juventud!, pero hoy qué hacen, componen algo nuevo con dignidad, alguien me lo puede decir… Vivir de las rentas, supongo, como todos.

Pd. Posiblemente en los próximos días haya un parón bloguero. No lo sé, depende del ferry. Me embarcó rumbo al Sur del Sur, a Puerto Natales, para acercarme a las Torres del Paine, otra joya de la naturaleza. El jueves llego y me reconectaré, no obstante espero que haya internet en el barco.

8 comentarios:

Princesa S dijo...

Hola Jorge, varias cosas,
Estoy en desacuerdo contigo en que la música mejore con el tiempo, el que mejora eres tú, el que aparca lo que le sobra y se queda solo con lo bueno eres tú.
Viña del Mar, a mi no me gustó, lo visité el mismo día que Valparaiso y nada que ver, el segundo encantador, increíble mirar a los cerros y ver lo que hay allí, ahora bien si miras al mar, ese puerto ............
Embarcas dices, ¿desde dónde? Supongo que Puerto Montt hasta Puerto Natales. Si pasas por La Laguna de San Rafael, necesito que publiques una foto, yo me empeñé en ir y todo se puso en mi contra. Me gustaría verte allí. Dos cosas de puerto Natales, el Canal de la Última Esperanza, grandioso. Intenta verlo a las cinco o cinco y media de la mañana, cuando amanece. Yo me alojé en el Hotel Altiplánico, mi cama delante de un ventanal, me desperté y el mundo era rosa, el agua, rosa, las montañas, rosas y mi cama flotaba en el centro del canal, una experiencia sublime. La otra, la luz, vívela, yo todavía la echo de menos.
Besos,

Miguel dijo...

Tenía ganas de que llegaras a Chile Jorge, y nos contaras que ves por ese maravilloso pais, no esperaba sin embargo que asesinaras a viejos rockeros, pero si te lo pide el cuerpo, adelante.
Un abrazo

Pd.
Sobre el Jazz y el vino totalmente de acuerdo

marion dijo...

los viejos rockeros ya no mueren. Han llegado a un punto de contradicción en el que todo da igual. Porqué en su principio, el rock y lo viejo eran dos conceptos diametralmente opuestos. Pero, fíjate, tantos músicos que se han muerto jóvenes ... bueno, tengo la desgracia de no haberme muerto jóven, así que vivan los viejos rockeros que nunca mueren!
Por cierto, soy la de los oldies, como no.
P.S. sobre el jazz y el vino totalmente de acuerdo

Anónimo dijo...

creo que todo es cuestión de actitud, y de las drogas que estés tomando en ese momento, claro
"todo es humo que se disipa, el resto es eternidad"

azuvil dijo...

http://es.youtube.com/watch?v=_seA8Lt_5A8

Jorge Bonilla dijo...

A ver si nos entendemos. todo lo que aparece en este blog son opiniones personales. Mi parecer, en definitiva. A mi no me interersan para nada ni los Rolling de hoy, ni Iron Maiden de hoy , ni los Deep Purple de hoy (sí los de hace 20 o 30 años). Si a alguno de vosotros os ponen, pues nada, los escucháis y punto. A mi hoy me interesan más Coldplay, Eels o Amy Winehouse, por poner tres ejemplos. Música de hoy para gente de hoy y no música de ayer para gente de hoy. Punto.

Jorge Bonilla dijo...

Querida princesa S, te veo muy puesta en paisajes chilenos. Enhorabuena. Con la Laguna de San Rafael me va a pasar como a tí, no voy a poder, lo que me dices del Canal de Buena Esperanza es un buen consejo que intentaré realizar, mañana no, salgo para las Torres del Paine, quizá pasado antes de viajar hacia Calafate. Ya veremos. Un beso muy fuerte chilena… de corazón.

Jorge Bonilla dijo...

¡Qué viva Iron Maiden!
"Un histórico concierto de la banda de rock británica Iron Maiden logró el martes por unas horas lo que políticos integracionistas, agentes de aduanas o los afanes de la Unión Europea no han alcanzado en Centroamérica: una integración natural. La presentación de la mítica banda de heavy metal en la capital costarricense atrajo al menos a 5.000 seguidores de otros países del istmo, conscientes de que pasarán muchos años antes de que otro grupo de este nivel visite tierra centroamericana.
Decenas de autobuses de Honduras, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Panamá llegaron desde el fin de semana pasado al estadio Ricardo Saprissa de San José, donde se sumaron a unos 20.000 costarricenses que enloquecieron con los clásicos de Iron Maiden–,"
elpaís, edición digital 29/2/2008