lunes, 17 de marzo de 2008

Patagonia, la ultima esperanza

Dice la leyenda, no documentada, que un barco procedente de la isla dálmata de Brač, Croacia, arribó a estas tierras tras una avería o una confusión de destino. Se quedaron, los croatas. Aquello ocurrió entre 1880 y 1920. Da igual. El sufrimiento y la esperanza no debían ser muy lejanos. Unos venían en búsqueda de oro, otros de salitre, algunos se hicieron ganaderos, otros comerciantes. Todos prosperaron. Los que se quedaron y los que se trasladaron, más al Norte, a Antofagasta buscando mejores condiciones climáticas y el pan, sobre todo eso, el pan.
He pensado mucho en ellos. No tengo datos sobre el atraque accidentado o no. Pero me imagino el desembarco. Familias enteras, hombres solitarios, madres con niños, polizones, jóvenes emprendedores que hoy serían considerados niños. Todos curtidos, expresiones cansadas, fatigados por los meses de navegación, con el sol, el viento y la lluvia rasgando sus rostros. Antes no había cremas. Su piel debió sufrir harto. Sus vestiduras, paños gruesos, descoloridos, húmedos, sucios, envueltos en mil capas.

Sus expresiones les delatan: contrariados, confusos, los veo descendiendo por la escalerilla hasta la lancha que les llevará a tierra. Algunos lloran de emoción. En lo más al fondo de su ser hay una fuerza que aún les mantiene vivos, se llama esperanza. Nuevas tierras. ilusiones. Ahora comienza el trabajo duro: la adaptación, construir con la herencia que traen.

¿Fue en invierno, fue en verano?.
Determinante. El primero es largo, duro, como jamás lo hubiesen imaginado; el segundo intempestivo, engañoso. Les deseo que llegasen con el sol, con el segundo. El invierno aquí ha de ser de infierno, helado, Vientos, más vientos. Lluvia, nieve. Paralelo 52 Sur. Muy al Sur.

Efectos del viento
El clima nos hace, nos configura. Tenemos la necesidad de adaptarnos a él. Vivimos en función de la metereología, de lo que dicta la naturaleza. El viento no podía ser menos. ¡Cómo es el viento? ¡Qué furia la suya! Provoca grandes desastres y grandes beneficios. Toda la costa chilena es ventosa, no he sentido la brisa, sino el ventarrón, la ventisca Y cuánto más al Sur más fuerte, más frío y más húmedo. Y cómo con cualquier acto climático me pregunto cómo son las personas que viven bajo dichas condiciones metereológicas.
En mi tiene efectos, los aires fuertes me confunde, me despista, no me sienta bien, me siento inestable y me amarga. Noto que me amarga, me ha pasado ya en el Norte, algo escribí, no me acuerdo. El aire, intenso, veloz, no te deja pensar, las neuronas pierden cierta conectabilidad y se forman cortocircuitos; y si vives momentos de duda, las agudiza. Eso ha provocado en mi.

La fría luz austral
La fuerza del viento provoca mucho movimiento y en zonas húmedas. las nubes no corren, vuelan, histéricas. En un mismo día puedes tener las cuatro estaciones. Grandioso. Eso irremediablemente tiene unos efectos inmediatos en la luz, que además es mucho más oblicua que en la zona mediterranea y contra punto con la del Ecuador, vertical como ella sola. Aquí la luz es más horizontal, es fría, hasta los tonos cálidos del atardecer se vuelven gélidos. Para que hablar cuando aparecen las nubes, la niebla. La luz es puro cobalto. Los amaneceres son lentos, y tardíos, la puesta de sol eterna, no acaba de meterse, y sin embargo siempre está a punto de desaparecer.
Adios, Chile.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No entiendo cómo puedes asimilar tanto de golpe. Yo no podría. Aunque lo compartas en la distancia. ¿Te han hecho alguna vez la carta astral?, porque tiene que ser interesantísima.

Smartphone dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Smartphone, I hope you enjoy. The address is http://smartphone-brasil.blogspot.com. A hug.

Anónimo dijo...

Hola Jorge... como supongo que sabes ha ganado ZP la elecciones.... por otra parte decirte que tenemos un montón de ganas de que vuelvas para que nos cuentes todas las historias que has pasado por este alucinante viaje....
una abraçada y bon viatge.....

Jorge Bonilla dijo...

Te prometo que no se asimila todo. es imposible, eso depende del ojo de cada uno y de tu humor ese día, pero ten en cuenta que el estar cada tres días en un lugar diferente siempre hay algo distinto que destacar. Sólo es eso, anónimo.