sábado, 12 de enero de 2008

El Perú, la tierra de Indiana Jones

Lo afirma la Planet y lo subscribo. Un país con selva, ceja de selva, desierto –inmenso–, altiplanicie, grandes alturas. Ríos salvajes, la segunda mayor catarata del mundo, aves míticas. Minas de oro y plata. Culturas ancestrales, en la costa y en los Andes, templos perdidos en la jungla, tumbas de arena todavía no investigadas. Y los Incas, claro. Chamanes de Ayahuasca, pócimas en cada poblado. Lo tiene todo para subir la adrenalina. El Perú, un continente en un país. Encima se come bien.

En la selva no se ve la luz
Es oscura, miles de árboles la tapan. A cada altura, desde el suelo hasta casi el infinito un tramado de verdor imposibilita la entrada del sol. En lo que es su interior, estuve en el 2001. En un lodge, cabañas en definitiva, pescamos pirañas, nos las cominos, vimos delfines rosas y grises. Nos bañamos en uno de los afluentes del Amazonas, con un fondo de lodazal, aguas calientes. Nenúfares gigantes. Osos hormigueros, aves hasta aburrirse. Noches misteriosas, extraños ruidos salen de cada esquina. Captura de lagartos en la oscuridad, en canoa, con linterna. Grandes caminatas con nube de zancudos persiguiéndome. Primeras lecciones de botánica tropical: los ficus, el cedro, el árbol de la goma. Beber de una liana: la uña de gato. Arboles que andan, gusanos que se comen, ejércitos de hormigas. La selva donde todo se pudre y al mismo tiempo todo nace.

El desierto, 3.000 km de pura arena
No me lo acabo de creer, a pesar de haberlo visto por segunda vez, toda la costa peruana es un desierto, más o menos seco, más o menos pedregoso, pero un desierto. 3.000 km de pura arena. Desde Ecuador hasta Chile, donde continúa. Dos culpables, la corriente de Humbolt y los Andes. Un desierto como el de Arizona o el Sahara. Una carretera que lo atraviesa, la Panamericana. Y un sin fin de culturas, de las grandes: La Chimu (Chan Chan), la Mochica, La Paracas, La Nasca… Culturas en búsqueda del agua.

El Altiplano, la Puna, el rigor climatológico
Duro, árido, apenas llueve, y sólo en verano ¿?. Clima hostil que se refleja en sus gentes, rostros curtidos por el viento, mejillas cascadas, rotas. Vegetación esteparia, escasa y al ras del suelo. Aunque sus habitantes arañan la tierra en las zonas húmedas para sacar dónde comer. Culturas milenarias, grandiosas: la Quechuas, Los Incas, del lago Titicaca hacia el Norte hasta Ecuador y la Aymara desde el mismo lago hacia el Sur, hasta Argentina.

2 comentarios:

dasandereleben dijo...

ein großartiges Land, zweifelos, ein Land, das man gerne liebt, ein land, das man mit einem lachenden und mit einem weinenden Auge betrachtet

PS. übrigens habe ich zwei Tippfehler entdeckt: Paraca (richtig ist Paracas), y Ticaca (richtig: Titicaca) - und die fruchtbaren Täler entlang der Wüste hast du nicht erwähnt... gute Reise

dasanderedeutsch dijo...

mein liebes anderes leben,
übrigens habe ich bei Dir dann auch zwei Fehler entdeckt (Tipp oder anders!):
zweifellos wird mit zwei l geschrieben, und das Adverb gern (lieber, am liebsten) benutzt man nicht im Zusammenhang mit dem Verb "lieben". (redundancia total) Entweder mag man etwas gern (oder sehr gern) oder man liebt etwas sehr! Da ist die Steigerungsform bei beiden Varianten das "sehr"!
Den Dativ allerdings beherrschst Du blended. Und ich schätze mal, mit den grünen Tälern hast Du auch recht