lunes, 4 de junio de 2007

Los Ángeles (2), Quién es de allí

Los Ángeles es muy grande, demasiado grande para abarcarla en 4 días, teniendo además en cuenta que hubo un día de resaca por medio. Daos cuenta que está ciudad tiene más de 4 millones de personas en lo que es el "centro" y sube hasta casi diez lo que es el condado. No hablemos del área metropolitana donde el número pasa de 21. Con la diferencia respecto a nuestra ciudades que el concepto de urbanismo es totalmente diferente. Es decir los españoles hemos tomado un modelo de ciudad vertical, con edificaciones altas, muy concentradas, en las que la gente se agolpa como abejas en pisos. Aquí no. Aquí el urbanismo es horizontal y con grandes aceras. Salvo los edificios comerciales y de oficinas, y un par de viviendas todo el mundo vive en casas bajas de una o dos plantas. por lo que la extensión de la ciudad, diría de las ciudades que hasta ahora he visitado a lo largo del Pacífico, es enorme. Las distancias son enormes. Y hay muchos "centros ". Uno de ellos es Hollywood, otro Beverly Hills, otro Downtown,…

Hollywood Boulevard, la avenida de los horteras
Y yo también, por supuesto, por haber caído en la trampa. Y para colmo fui dos veces, una de día y otra de noche. En esa avenida, la "Hollywood Walk of Fame" no hay nada interesante más que los nombres de las estrelllas que visten sus aceras, si uno es mitómano. Y no entiendo como las "estrellas" dejan poner sus nombres en una calle sin glamour, llena únicamente de comercios para disfraces o pelucas –hay varios, lo prometo– y de tiendas de lencería barata, muy de peli porno, en colores chillones y en todas las formas posibles. Utensilios para una noche loca, pero no para un lugar como ése donde debería imperar algo más de elegancia. Todo muy hortera, todo para horteras. Luego hay dos o tres teatros de los años dorados, 30-40 y un centro comercial más cursi si cabe que el propio bulevar, imitando decorados de grandes producciones tipo Cleopatra. Encima me costó sudores localizar un punto donde fotografiar el famoso cartel inmobiliario de "Hollywood". Pero lo conseguí.

Confirmado. en la costa del Pacífico las faldas son más cortas.
Volví por la noche. Un grupo del albergue quería marcha y me apunte. Dos italianas del Tirol, hablaban alemán; otro italiano de madre argentina, que despotricaba de su país; otro italiano hasta la médula, bien moreno, bien perfumado, bien engominado; un hebreo, que había vivido alguno años en Japón, lo amaba y lo hablaba, y yo. Los intereses no coinciden y se pierde mucho tiempo discutiendo a dónde ir. Yo me dejo llevar, me encanta que me lleven. La primera estación Hollywood Bvd, Mucho turi y poco neon, algún disfraz, las limusinas de rigor hacen horas extras y algunos afroamericanos bailando hip hop, con los ojos pendientes de la pasma. Poco más.

Segunda estación. Taxi. Nos clava por guiris. Sunset Bvd. Sin lugar más emocionante. Más local. Gente de allí. Discos, bares, neones, tiendas guapas. Y está claro, las piernas son mucho más largas o las faldas más cortas que lo que se estila por nuestra tierra. Da igual, asiáticas, latinas o anglosajonas. Faldas como cinturones. ¡Por favor, me pongo enfermo!. Mucha pierna, mucho tacón, para acabar en un local de heavies, con concierto heavie y estética heavie. En fin segunda trampa, pero bien, para la cosa de la sociología. A las dos cierran la mayoría de los locales, pero no era cuestión de irse al hotel, así que a un restaurante. Hamburguesa sin cerveza. No tienen licencia. Local tipo Vips lleno hasta los topes. Divertido. Chicos vacilan chicas, ellas se dejan piropear, les delatan sus sonrisas; magos buscan fortuna. Una canción, salen coros entre el público. Los muy borrachos no tienen cabida. Si es necesario te cachean. La vuelta, un periplo de dos horas entre esperas, autobuses y taxis. Al final a las 5 en casa. Día posterior de resaca y me quedé sin ver a Laura Veirs. Una pena.

Viaje en autobus
En Los Angeles he cogido varios autobuses con trayectos de mínimo media hora. Decir que es un crisol de pueblos es poco, si tenemos en cuenta que, según Wikipedia "Los Ángeles alberga la mayor población de armenios, filipinos, guatemaltecos, húngaros, israelíes, coreanos, mexicanos, salvadoreños, hondureños, y tailandeses en el mundo, fuera de sus respectivas naciones." Eso sí, ni un sólo Wasp (White, Anglo-saxon Protestant) es decir los autobuses realizan trayectos únicamente para emigrantes y negros, no se ven ni blancos, ni rubios, salvo algún turista y algún estudiante progre. Son tristes. Son gente cansada, atemorizada, que mira más de reojo de lo que fuese normal, la publicidad en su interior es mayormente en español y la tv interior transmite también las noticias en castellano. Rostros oscuro, cuerpos oscuros vestidos de oscuro. Una extraña sensación.

El pueblo de Los Ángeles, un trocito de México
Se define como tal al centro histórico de L.A., dónde se encuentra la primera casa, La Ávila Adobe, de 1818 y los edificios más antiguos de la ciudad. Allí es todo purito mejicano, con sus viandas, su mercadillo, sus hábitos. Es parte de lo que se denomina Downtown que lo componen además los museos y edificios más emblemáticos de la ciudad incluidos los 11 teatros de Broadway, a cada cual más hermoso, y hoy ensuciados por neones sin ningún gusto. La calle de nuevo llena de color, llena de nuevo de mejicanos, comprando, vendiendo. Comiendo o preparando la Primera Comunión. Allí no es domingo, o sí, se trabaja como cualquier otro día. El final de esa calle conecta con el Fashion District, que yo pensé que iba de moda de lujo, de marcas, pues justamente lo contrario, ¡7 camisetas a 10 $! Todo baratijas, un gran rastro rodeado de una arquitectura preciosa, llena de color y de modernismo.

Por cierto, ¿quién dijo eso de que Venice Beach es peligrosa por la noche? Yo me he dado un par de paseos nocturnos y aquello es supertranquilo. Y sin lugar lo más divertido de todos Los Ángeles. Es una galería de personajes y de actividades. Viene bien pasearse por ahí después de una sesión de autobús. Al menos ves a gente reír.

10 comentarios:

carlos dijo...

Pues preparate para la metrópoli del hortera, que debe de ser Las Vegas. Cuesta creer que toda esa américa por la que estás buceando sea pro-Bush... ¿o sí? En fin, gracias por llevarnos a tu lado. Otro beso más.

Jorge Bonilla dijo...

Ya estoy en ella, Carlos. Pero aquí al menos sabes a lo que vienes.

carlos dijo...

oye, me tiene intrigado un personaje de tus fotos, una especie de infraser vestido de blanco, con patines y cargado de bolsas. ¿Iba o venía? Es un delirio con patas.

Jorge Bonilla dijo...

Era un tipo que va con patines con ruedas de verdad y con una guitarra tocando a lo Jimi hendrix. Estaba zumbado y no tocaba nada, sólo vacilaba, una pena no tener una foto frontal.

Jorge dijo...

¡Vivan las faldas del Pacífico y el chili con carne! Cada día te sale más bonito, tronco. A propósito de todo esto, he odído que el padre de Peter Viertel decía, cuando se vio obligado a huir desde Viena, que los angelinos eran como antiguos griegos, pero sin cerebro. Para terminar, mi frase favorita de la semana, proporcionada por una cría de 13 años: "Digan lo que digan, los pelos del culo abrigan". Besos mil, culo de mal asiento.

Jorge dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jorge Bonilla dijo...

¡Buenísima la frase! Pues no creas que estab muy contento con este texto. Creo queme he dejado muchas cosas en el tintero.

azulvil dijo...

y a quién le sacas la lengua....en realidad, eh ???

Jorge Bonilla dijo...

Al mundo, mi amor, al mundo.

Anónimo dijo...

boni, soy maf. acojonante, tío.