jueves, 13 de diciembre de 2007

Para ti, Marilú, dónde te encuentres, desde dónde esté

Marilú, con cariño, La Lütke, cuando le tengo que dar un toque, para algunos Em, en su casa la llaman Malo. La Tedesca para mi padre. Marion para todos. Mi amiga, mi coleguilla. mi compañera, mi alma. Mujer difícil, con gran carácter. No suele caer bien en el primer instante. La tildan de dura, borde, se cubre de una gran coraza, aunque es puro corazón… y débil, como cada uno de nosotros. Conocerla es quererla. Creativa, guerrera, un gusto privilegiado, disfruta organizando, todo, menos su vida. Su color, el negro. Su bebida, el vino. Su medio, el agua. Su música, los oldies
Nos conocemos desde que llegué a Alemania, en el 83, me servía unos riquísimos cafés y según otras personas que me acompañaban donde ella trabajaba me mostraba su canalillo con demasiado descaro. ella siempre lo negó. Tardé dos años en dirigirme a ella.

Los tiempos del Malik
Allí trabajaba, un café alternativo donde yo pasaba horas y horas con un expreso y un botellín de agua, y allí le pregunté en noviembre del 85 si me quería acompañar al Teatro Negro de Praga. Miro el planillo, no podía. Salí pitando. Al día siguiente me visitó en la cocina mexicana y me dijo que había cambiado el turno. Ahí empezó nuestra historia. Rematamos el arranque con un viaje a Bruselas.

Una vida en común
¿Qué no pasa en 17 años?, amor, broncas, separaciones, risas, lloros, crisis, reencuentros, proyectos… Toda una vida. Me ha seguido allí donde he ido. En el 89 planificamos vivir en España, primero vine yo y un año más tarde ella. Fueron tiempos difíciles, luego la calma. Hemos recorrido miles de kilómetros, ella al volante, yo de copiloto. España de arriba a abajo, la mitad de Europa. Viajes de larga distancia, recorridos cortos. Nunca jamás he tenido mejor compañera de viaje, y nunca la tendré. Ni hablarnos necesitábamos, una mirada suya, mía, era ya un mensaje de entendimiento. Perfecta. Durante muchos años sencillamente rozarla era para mi signo de excitación. Luego se acabó, como todo. Nunca tuvimos niños, pero tiene imán con ellos: se le pegan. Su creatividad les obnubila.

Un fin triste, hermoso: único
Nuestra relación hacia aguas, nos habíamos dejado de cuidar, llevábamos una par de años cada vez más separados. Lo intentamos con una terapia de pareja. No funcionó. Ella desaparecía por las noches, nunca le pregunté a dónde iba; yo también salía, acompañado. Siempre llegaba antes, yo. En el 2002 nos fuimos a Cuba, de vacaciones, tras la vuelta le planteé la separación; aceptó con las siguientes palabras: si tuviésemos 60 años nuestra relación sería perfecta, pero todavía somos demasiado jóvenes para continuar así.

Hoy, uña y carne
Cuando nos separamos muchísima gente no entendía que no hablase mal de ella, cómo hacerlo, preguntaba yo, con alguien que se ha compartido media vida. Si lo hubiese hecho el imbecil sería yo, por mantener una relación durante tanto tiempo con alguien a quién critico duro.
Inseparables, contra viento y marea. Una amistad, no férrea sino diamante. A prueba de bombas. Pase lo que pase ella está allí, haga lo que haga me perdonará como se hace con alguien que traspasa la frontera del cariño y no llega a ser amante. Amiga con mayúsculas. Pocos lo entienden, ¿ex mujer y hoy mi piel, mi uña, mi carne? Sí. ¿La fórmula? No hacerse daño. No hay otra manera.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Si me separo yo también quiero que se hable así de mi. Que envidia!

azuvil dijo...

Una preciosa historia. De amor.
Del amor a la amistad sin llegar a odiarse por no serlo todo, porque no sigue, porque se acaba un día.
Un escalofrio me recorre la espalda. Yo no sería capaz de dejarle ir sin odiarle.

Schön, dass es so was gibt

NiCo dijo...

Admirable.

JUAN MEGATRIX dijo...

Sin interrupción, hasta el final, sin respirar. Tanto que cuando he concluído he notado que me faltaba el aire.
Dos bocanadas de oxigeno. Recuperación para decirte algo muy sencillo: ES LO MEJOR QUE HAS ESCRITO EN ESTE BLOG.
Dependiendo como te lo tomes puede no resultar un halago ya que quizá no era necesario hacer todo este viaje para escribir sobre la VIDA (y sus circunstancias)de esta manera tan generosa, honrada, noble, profunda...O QUIZA SI ERA NECESARIO???