viernes, 23 de noviembre de 2007

Venezuela, Chávez, Chávez y Chávez

Lo sé. lo sé. Llevo mucho retraso. Venezuela a pesar de ser muy rico no tiene tantas facilidades para conectarse como otros países mucho menos desarrollados. Increíble, pero cierto, eso unido a otras dificultades que iré desgranando en las próximas fechas han provocado que lleve 22 días en Venezuela y aún no haya publicado ni una sola palabra al respecto y no sabéis lo que me jode. Para los que me escriben y no han tenido respuesta, lo mismo: no he podido. Gracias por la comprensión sobretodo para mis lectores mas fieles.

Desde que entras. Por tierra, mar y aire te recuerdan o aleccionan que Chávez está ahí. Omnipresente. El Presidente. El Líder, el Comandante, el Caudillo. El Iluminado. Su República Bolivariana. Camino al Socialismo Bolivariano. Todo son progresos, logros y victorias, y lo que no, es porque un contubernio… lo ha impedido. Y todo obra del Presidente y de sus acólitos.
Lo segundo que te encuentras son sus seguidores o detractores –chavistas o antichavistas– y un país roto en dos. Hasta los extremos. Hoy, en estos momentos, no hay espacio para posiciones intermedias: o se está con él o se está en contra. El próximo día dos de diciembre tiene lugar un referéndum para aprobar o rechazar la nueva constitución ¿chavista?, ¿socialista? ¿bolivariana? Sí. No.

Llegué por tierra el pasado día uno, hace mucho, lo sé. El primer taxista, Chevrolet del 79, desvencijado, olor a gasolina, él, camisa descolorida, cuello carcomido, unas gafas que no recuerdan cuando estuvieron por última vez rectas y muchos años de trabajo. Chavista. Hasta la médula.
Segundo taxista, Chevrolet del 2003, nuevo, cuidado, con asientos que asemejan cuero. Camisa nueva, planchada, gafas bien colocadas. Emigrante colombiano y desde hace muchos años venezolano. Antichavista. Hasta el tuétano.
En general son las clases pudientes las que más lo rechazan, y en oposición las clases bajas los que lo apoyan, pero no todo es tan plano. Se ven casas y carros de adinerados que llevan el Si por bandera, así como gente sencilla que teme la cubanización de su país.

Así está el país. Dividido. Tenso. Imposible no contagiarse, abstraerse del debate. Se habla de guerra civil. He recorrido el país de Occidente a Oriente, no importa donde te encuentres, dan casi por hecho un enfrentamiento armado. Curiosamente son los antichavistas los que menos desean que su enemigo número uno muera por enfermedad, atentado o similar, eso sí sería la guerra, así mismo temen la victoria del No, temen las represalias.

"Patria, Socialismo o muerte. Venceremos"
Esa es la consigna. Me aterroriza esa tesitura.Y aunque yo sea de izquierdas, rojo desde el uso de razón, me asusta. Me asusta que la muerte sea la alternativa a una ideología. Me asusta que ese eslogan, tan viejo, ya sea hoy plena actualidad. Me asustan todos aquellos a los que se les llena la boca con la patria –sean del PP, HB o Chavistas– Me asustan los salvapatrias.

¿Quién ganará?
Si me dejo llevar por las personas que he encontrado, tanto en hoteles, playas, o "por puestos" (taxis compartidos) el No está asegurado. Pero puede ser también que al ser extranjero, español en este caso, se atrevan más a hablar conmigo los anti que los pro. Puede ser. Lo que sí es cierto es que los chavistas están muy altivos, muy seguros de su victoria, con una campaña mucho mejor planificada: su presencia es absoluta. A los partidarios del No, les falta el líder, no tienen a nadie y es algo que reconocen hasta los más dogmáticos. Su aparato de propaganda es nefasto.

Venezuela ahora es de todos
Este sí que es un bonito eslogan… si fuese cierto. La política del Presidente ha provocado justamente lo contrario, la desunión, y pero aún la caza de brujas a todo aquel que no comulgue con las ideas, sobretodo en el mundo laboral: el encontrar curro depende más que nunca de si eres partidario o no. Triste.

12 comentarios:

Andybel dijo...

.-Siempre hay un líder en la historia que conduce -como el führer- a los pueblos hacia la hecatombe, proyectando su propia locura obsesiva al pueblo que dirige.
.-Ya veremos qué ocurre con Chávez y Venezuela el próximo mes...
.-Es una pena que una país como Venezuela esté en la presente situación socio-política...
.-Sin otro particular, saludos desde Cosas y Casos de Andybel.

Birgit dijo...

Hola Jorge,

me uno a tu puño en alto por todo lo que estás haciendo y porque estás muy guapo, lindo y porque te deseo que también en Venezuela, la pequeña Venecia, encuentres mucho digno de ser comentado y porque me quito el sombrero ante tu valentía y tu capacidad de observar desde las cosas grandes como la arquitectura y las cuestiones históricas hasta las penitas y alegrías de la gente que en todo el mundo está buscando como vivir la vida de la mejor forma posible. Ya sabes que me duele en el alma que la política y las ideologías se usen para ideas de grandeza y de satisfacciones dudosas.

un abrazo desde el inminente invierno ibérico - esta mañana había escarcha en las plantas alrededor de nuestra casa.

Birgit

Anónimo dijo...

Gran Post.
suerte en tu camino

Miguel Barreda Delgado dijo...

Unser Führer.
Qué espanto, qué mal gusto. ¿Por qué los latinoamericanos tenemos tanta mala suerte con los caudillos que escogemos? Nuestro continente tiene para un millón de sesiones de psicoanálisis. Gracias a tus fotos recuerdo la misma huachafería patética de Cuba, de la DDR, de todo el "bloque socialista", que se vino abajo como un castillo de naipes. Esos tipos, aparte de no haber entendido a Marx, nunca tuvieron un cuidado estético con lo que hacían... Y ahora Chávez en plan Andy Warhol... en fin. Me gustó que este señor le haya provocado un berrinche tal a JC de Borbón que le hizo sacar en público el patán que todos llevamos dentro, incluso nosotros los de sangre azul, pero de ahí a respetarlo como nuevo defensor de los pueblos oprimidos, pues... pobres pueblos oprimidos, detrás de otro flautista de Hamelin, de otro milico huachafo enamorado de sí mismo... y con todo el petróleo del mundo para hacer lo que quiera.

nahum dijo...

Hola Jorge,

Tiempos sin leer el blog,
necesito comunicarme
puedes manadarme tu correo a nahumferrufino@yahoo.com



Nahum
(Honduras)

nahum dijo...

Hola Jorge,

Tiempos sin leer el blog,
necesito comunicarme
puedes manadarme tu correo a nahumferrufino@yahoo.com



Nahum
(Honduras)

Jorge Bonilla dijo...

Lo más triste de esta historia venezolana son los millones de personas ilusionadas con un socialismo diferente, venezolano. Gente buena, sana. Gentes que sueñan con una sociedad mejor, más igualitaria. Gentes que aún creen en eso del "poder popular". Gentes que luchan por dejar de ser los desheredados, en fin, gentes que viven pensando que con un líder de ese tipo el mundo va a ser mejor para todos. ¿No es ese también mi deseo? ¿Se les puede robar ese sueño? ¿Cómo se hace?

Yuly dijo...

Hola jorge definitivamente hay que estar un poco más de 22 o un mes en este país para poder vivier la realidad de las cosas. Mi idea no es defender nada pero como he vivido en Venezuela toda mi vida puedo hablar con mayor propiedad. Tenemos un sueño, en estos momentos un lider el que históricamente nos tocó mejor o peor que otros, más humano, sensible por las clases que más lo necesitan, no es tan sencillo, cuando has visto a personas sonrreir, sentirse atendidas en salud, educación, sentirte valorado como profesional. En el país que crecí desian sque todos teníamos igualdad de oportunidades, pero lamentablemnte no eran las mismas condiciones. Hoy se que todos tenemos las condiciones, por ejemplo el niño que va a la escuela y tiene alimentación, salud integral. El anciano que aprende a leer y logrea con su comunidad hyacer proyec6tos y ponerlos en práctica. Me faltaría espcio para describir más... Ve usted hace falta más de un mes para vivirlo.

marion dijo...

Si, Miguel, es la misma estética. ¿Pero a quién le importa la estética? La estética hasta tiene tintes fantasmagóricas para no decir surrealistas en medio de la nada. Regresé de este país con la misma ambivalencia con la que me fui. 3 semanas no me sacaron de dudas. A nivel personal y subjetivo, sí tengo que decir que me cayeron mucho mejor las personas que conocí que apoyan a Chávez (como Jesús y Diomira de Mochima y como también tú, Yuli, que en principio no tienes nada que ver con Jesús y Diomira, ni por lugar, ni educación ni nada) que los anti-chavistas (los que conocí me parecieron personas agresivas y super-reaccionarias, de esa clase de gente que meten todo en el mismo saco: chavistas, maricones y asesinos). Y además, con la plata en las islas Caimán o en Miami. No, señor, qué miedo. Como postura, con la que más me identifico es la de L.G.U. de Ciudad Bolívar quién dijo: Me gusta el chavismo, pero sin Chávez. Y de corazón les deseo a todos que al final gane lo que les une: ese orgullo de ser venezolanos. Sin violencia.

Yuly dijo...

Hola, Primero quiero disculparme por los errores en mi comentario anterior, han sido producto del apuro por hacerlo, en el momento en que tenía los ánimos puestos par ello, pero otras actividades requerían de mi atención, así que, eso salí. Marion, gracias por tu comentario no podía esperar menos de ti, un fuerte abrazo.

Miguel Barreda Delgado dijo...

¿Cómo que a quién le importa la estética?
Vamos al Museo de Pérgamo en Berlín a ver el altar de Pérgamo o a buscar indicios de los programas de alfabetización que llevaban a cabo los príncipes atenienses?

marion dijo...

La estética de la retórica y el museo de Pérgamo aparte seguiré en mi linea naif para contar de un museo que descubrí el último día en Caracas por pura casualidad: Centro de Arte La Estancia, perteneciente al Ministerio del Poder Popular para la Energía y el Petróleo. Fragmentos de una antigua hacienda cafetera, una oasis en medio del bullicio de la urbe, restaurado con esmero. Un espacio casi minimalista, albergando una exposición temporal sobre el siglo XVI, la conquista de Venezuela contado desde el punto de vista de los caciques indígenas. Presentando objetos bélicos, rituales y cotidianos de diversas comunidades indígenas. Museográficamente ilustrado con dibujos de petroglifos del Guri. Pura estética.
www.gan.org.ve/salas.asp?ide=15