viernes, 8 de febrero de 2008

En defensa del reguetón. Minutos musicales


Entre la gente adulta el reguetón es seriamente criticado, y pueden tener razón: tiene poca base rítmica, lo sé… un puto sampler que repite uno o dos acordes machacónamente y muy subido de bajos, lo sé… Qué las letras son machistas, que no tienen contenido, también lo sé… etc, etc. Algunos, incluso, declaran que no es música, bueno, vale. Pero lo bonito que es verlo bailar, qué; lo sensual y muchas veces guarro del contorneo, qué. Y no os gustaría tener 20 años y acercar con tanto descaro vuestro cuerpo a una mujer, de verdad que no?, hablo como hombre, naturalmente… Y por qué les gusta tanto a las chicas mover sus caderas… y todo su cuerpo a ese compás . Eso me fascina, En las pistas en cuanto empieza a sonar se llenan, son ellas las que arrastran a sus hombres a perrear, si es él el que que saca a la pista ella controla los movimientos, y depende de la mujer el que se acerque más, se roce, agache o frote su cuerpo contra el hombre. Si él se pasa, ella sabe cortar sin dejar de moverse. Insisto es fantástico, para bailar, para mirar, para los jóvenes, para divertirse, para la noche. En el fondo es música callejera. Es a respuesta latina al hip hop… y mucho más excitante. Además, como en todo, hay gente que hace buen reguetón y los hay muy malos, la mayoría. Os aconsejo Calle 13, puertorriqueños, fantásticos.

El Caribe, un triángulo impenetrable
Lo configuran México Cuba y Colombia, y países satélites. El Caribe en sí. Es fábrica de ritmos. Es tan fuerte la potencia musical de esas tierras que la música no española no tiene nada que hacer. Se puede copiar y adaptar a su creencias, pero nada más. Quizá un caso excepcional sean los Red Hot, que su disco Californication, también me ha acompañado desde México. Aunque, el Perales les gana por varios cuerpos. Sí, nuestro Perales.
Sus ritmos son tan dominantes, la cumbia, salsa, vallenato u otros compases caribeños que todo lo british les parece aburridísimo.Y no les falta razón, bajo su punto de vista entiendo que así lo piensen. La gente lo vive tanto que cualquier intruso es rechazado. Apenas se escucha música en inglés y si, entonces ritmos negros o calientes, hip-hop. Aquí no des recetas guitarreras, aquí manda el tambor… y lo que se pueda bailar. Nunca lo olvidéis.

Los Andes sintonizan sonidos lejanos
No ocurre lo mismo en los Andes que, además de su música autóctona, triste como ella sola, te permite escuchar otros sonidos más lejanos. Aquí lo anglosajón sí que ha penetrado. En el Caribe resultaba imposible sintonizar a Counting Crouse, Moby, Beck, Coldplay … música, aunque ya de hace unos años, que llevo en mi Ipod. En los bares, cafés, pubes, tirando a modernos sí se puede escuchar buena música, para mi, claro. Esto es muy muy personal. Los bares peruanos, bolivianos se lo curran y no se dejan invadir únicamente por las voces de los vecinos, ellos buscan más lejos, y muchos saben encontrar.

Mana, los Reyes Americanos
Dominan el paisaje musical latino desde hace más de una década, desde México hasta Chile, donde me encuentro, El mercado es suyo. Los mexicanos Mana son los reyes. es posible escucharlos en todos los sitios posibles, a todas las edades. Todos, absolutamente todos los latinos conocen a Maná.
Yo jamás me compraría un disco de ellos, pero reconozco que me gusta oírles, que su compañía me agrada, que me pone tierno, y me hace soñar. Sí, así de cursi, como suena. Con el tiempo son empalagosoos, no es música para meter, pero los preludios son siempre preciosos.

¿Qué hago yo en un sitio como éste?
Suelo a ir foros en los que por mi edad no pinto nada, no son de adolescentes, evidentemente, pero en ninguno pasa la treintena el personal. A menudo medito por qué no entro en locales –hay muy pocos, por cierto– más acordes a mis años. Me deprime sólo pensarlo, planteármelo, Me aburriría como una ostra, la música me espantaría y la visión también, pero sin embargo pertenezco a ese grupo. Prefiero ir a tugurios.

El crash de la industria discográfica
Sólo desde aquí, América Latina, he entendido el crash de los sellos discográficos. Aquí no se vende ni un solo disco nuevo, todo, absolutamente tod, es pirata. México, Nicaragua, Colombia, Venezuela, Bolivia, da igual todos venden en la calle –hay decenas de puestos– y en mercados donde puedes comprar el último éxito del momento, los clásicos, lo que quieras. He visto, en Guadalajara, por ejemplo, pasillos enteros de Cds y Dvds fueran de control, a unos precios de risa, algunas veces mejor empaquetados y hasta de aspecto original. Mentira! Puro maquillaje, son falsos. Nadie, salvo supongo algunos privilegiados, compra en tiendas de discos, es que además no se ven. Sólo la calle es su escaparate.

7 comentarios:

Yuly dijo...

Considero que no hace falta que defiendas tan fea música, cuando existen millones de adolescentes sobre todo y alguno que otro adulto ontemporaneo que la escucah y defiende con mucho ánimo, colocándola sin reparo y aturdiendo a todos los que lo odiamos... ES SUFICIENTE...

Jorge Bonilla dijo...

… ay, te estás haciendo mayor, Yuly, mayor… te voy a enviar una canción para que veas que no todo es igual.

marion dijo...

¿a qué concepto exactamente te refieres hablando de adultos? ¿Me vas a decir que la música tiene edad? ¿O que el regueton es una cosa genuinamente caribeña?

Anónimo dijo...

Creo que el reggaeton no tiene nada que ver con la buena música. Lo siento

marion dijo...

Bueno, así como el reggae tiene ciertamente esa raíz afrocaribeña, el reggaeton creo que es una música más sincrética. Y ciertamente lo escuchan (o consumen) sobre todo personas jóvenes (al menos más jóvenes que nuestro panamericana-blogger), pero a eso no me refería con que la música no tiene edad. Y ciertamente es una música sexy y salvaje. (Allí coincide con el tópico de "lo latino".) ¿Será más que un tópico?

Jorge Bonilla dijo...

Quién ha hablado de buena música? Generalmente es un petardo. Yo hablo de música para bailar. Hablo del Caribe. Ahora estoy en Chile, y he ido a un par de discos. Nada que ver, lo intentan pero no les sale por mucho que se agachen y se rocen, ni a ellos, ni a ellas. A mi me gustó verlo en el Trópico, allí sí que saben! igual que pueden bailar salsa, cumbia y lo que les pongan por delante. Desde niños están moviendo las caderas.
Claro que la música tiene edad: no escucha lo mismo un joven de 15 años que un señor de 50. Los mayores consumistas están en la franja de 15 a 25, para ellos se hacen la mayor parte de temas. Lo que no quiere decir que una persona mayor escuche música joven o que a un adolescente le guste la clásica.
Los ritmos calientes vienen de zonas calientes, igual que el bacalao, house, etc proviene de zonas frías y está pensado para que te muevas solo. Cada sociedad tiene su música. En el Caribe lo que predomina es el contacto, te tacharían de loco si bailases solo, yo suelo hacerlo solo, allí se baila agarrado, se necesita el contacto.
Si entráis en el vínculo de reguetón y en el de perrea entenderéis más sobre este tema.

marion dijo...

Un joven de 15 años no escucha la misma música que un señor de 50? ¿que significa eso? qué la música tiene edad? No, eso significa que las personas tenemos edad. Además tu defiendes algo que luego tu mismo te contradices, porque eres un señor de 50 años que escucha reggaeton como un joven de 15. Por eso digo: la música no tiene edad. somos las personas las que tenemos edad. ¿Y quién hace la múscia? Un año viajando ... ¿no? desde Alaska a Feuerland? Para llegar a la conclusión que dónde mejor mueven el culo es en el caribe? Efectivamente. Cada sociedad tiene su culo. Y lo mueve a su manera.