miércoles, 25 de julio de 2007

Chiapas 2, antropología maya actual

Fue una visita a dos poblados mayas de la etnia Tzoltzil, San Juan Chamula, soberbia y a Zinacantan, poblado textil. Empecé a entender algo de esa gente. Viven sencillamente en otro mundo que no tiene nada que ver con el nuestro. Nada. A pesar de llevar conviviendo siglos, a pesar de la gran represión sufrida. Aquí no ha penetrado otra cultura, o muy poco. La conquista siempre fue combatida. Aquí han estado batallando hasta hace poco, bueno, y los zapatistas.

La cruz, árbol de la vida
Al igual que La Ceiba, su árbol sagrado que ellos representan en sus cruces. Su cosmología, su visión del mundo es otra. ¡Ni la Iglesia ha conseguido atraerles!, son católicos de fachada, en el interior siguen sus tradiciones milenarias. Usan la cruz, todo el pueblo está plagada, pero es puro sincretismo: el palo vertical es la vía lactea y el horizontal la salida y puesta de sol. Unas ramas la decoran, Sus iconos, la diosa Tequatlasupe, azteca, la virgen Guadalupe; la cruz con lo dicho, su sistema numérico, basado en "20" no en 10, Su ciclo vital, se rige por la siembra y la cosecha, (los niños faltan a la escuela) y por su propio calendario. Tiene su grafía, parecida a la china. Su organización social basado en consejos de ancianos y religiosos. Gran jerarquización. Además del nombre oficial los recién nacidos poseen un atributo animal o de la naturaleza, aguila, colibri, serpiente, murcielago, depende del carácter que "diagnostique" el chamán de la comunidad.

La iglesia, un templo sin curas y lleno de magia
Dentro se vive muchísima religiosidad. Un iglesia de ácido. No se pueden hacer fotos, está absolutamente prohibido. Es otro mundo. Sincretismo, santos de piel blanca vestidos con ropa indígena, hay santos castigados, y mutilados de brazos por su participación en un terremoto ¿?. El suelo es de velas y de agujas de pino. Todas las velas, en hileras, mirando a oriente y a poniente.O sobre mesas. Pared Oriente es la luz, los principales Santos, en Oriente, el ocaso, el inframundo: una pintura negra. Al Norte el retablo recargado de sus símbolos en nuestros santos. En el suelo, alrededor de las velas, los feligreses, con sus plegarias, su botellita de Posch (orujo de caña) o Coca-Cola, que lo mismo da, y un vaso del que beben todos los miembros de la familia. La atmósfera, contagiosa. Puro éxtasis. Su mundo es piramidal, del techo hacia las paredes unas telas abiertas a modo de cortinas nos recuerdan esa visión cosmológica. Nunca antes había visto el interior de una iglesia con tanta carga religiosa, con tanto misticismo. Estaba ahí, se veía, se olía, se palpaba.

El cementerio, una vía a la otra vida
Ellos no mueren, ellos van a un mundo mejor. No se llora, se celebra. Es un paso a la vida siguiente, hoy acompañan a sus muertos los celulares, ayer era cerámica. Otros tiempos, otras costumbres. Conceptualmente, lo mismo. Las cruces blancas son los niños, las verdes, los adultos y la negras corresponden a los ancianos. Tiene que verse la fosa, un montículo las delata. Panteones, pocos, de colores vivos. No vayas el domingo, los muertos también descansan. Nadie los visita.

El vestido como mensaje
Del clan, de la etnia, del pueblo, de la familia. Es un código. Cada grupo étnico se diferencia por su ropaje. Hay que fijarse mucho. Ellos lo ven al momento, es su terreno. De nuevo son ellas las que mantiene la tradición. Falda, blusas y su eterno chal. Más de 12 usos, desde cubrirse contra el sol a llevar le niño a cuestas. Ellos se occidentalizan, se afean, pero en los jóvenes es imparable. La ovejas, para la lana, en casa, veneradas, su leche prohibida, no admiten la lactosa; su carne sagrada, no se come. Sólo la lana es aprovechable. Las entierran en el mismo recinto familiar.
Tres colores en uno. Son el verde, el azul y turquesa significan lo mismo. Otro código. Tiene sentido. Son los colores de las plumas del Quetzal, pájaro sagrado para los mayas. Es pequeño y en extinción. Hoy es sustituido por cintas de colores que se cuelgan de los sombreros, en los hombres. Su representación se encuentra en numerosas telas mayas. Al igual que las serpiente, el sapo o el universo, ¡hay un símbolo para Universo! No es fácil sintetizar en un gancho en forma de G el cosmos. Hay que saber mucho para comprender todas las nuevas señales. Es magnífico.

Preguntas
¿Cómo se pueden entender y respetar dos culturas diferentes? La indígena, con una lógica, matemática, con un sistema basado en el "20" que lo determina todo. Su percepción del mundo es diferente, ni mejor ni peor, y por lo tanto hay que respetarla y tratarle de igual a igual. No obstante, ¿Qué hacemos para que dos lógicas se entiendan? Cuál es el camino conductor con una, que ha sido la dominante, y la otra la reprimida? ¿Hay nexos de acercamiento?

6 comentarios:

azuvil dijo...

Hay días, y hay días.
Días en los que te quieres morir.
¿Hay alguien aquí capaz de alegrarse de que ya no te podrá preparar nunca más el desayuno, ni le volverás a dar nunca más un beso?; aunque tu destino sea definitivamente el Paraíso? Son ellos menos egoístas? Nadie cree en otro paraíso. Ni siquiera tras un entierro de colores. Y ellos si
Y hay días en los que eres capaz de mezclarte con el amanecer, ese bosque cercano y místico, su bruma y su profundidad. O ese atardecer que te llena los ojos de recuerdos, de futuro, de imágenes, aunque ya no tengas claro donde está poniente, ni levante, ni la cosecha altere tu ritmo de vida. Es eso religión? Misticismo?

¿Cultura y entendimiento?
¿A quién le interesa el entendimiento? ¿Para qué? Desde dónde? No hay parámetros. Sólo siguen allí por que nacieron en una tierra sin recursos o momentaneamente inalcanzable.
Pero, mientras TÚ seas capaz de dejarte fascinar por el cosmos que ellos simplifican, los colores, los símbolos; mientras tu análisis provoque cuestiones, mientras tanto sigues vivo. Tú. Y nosotros. A ellos, ¿cuánto les queda?. Pero, si no luchan desaparecerán y si luchan...?
Me corrige alguien?
¿Qué hacen las niñas, las mujeres? Tienen derechos? Pueden elegir el color negro para hacerse un vestido, simplemente porque les da la gana? Elegir a su marido o su amante? ¿Pueden elegir no tener hijos? Hemos avanzado en la historia? Se puede avanzar hacia atrás, dejando a un lado la cosecha y la puesta de sol, y la comunicación básica? La cruz es un simbolo tan antiguo casi como el mundo. Y ahí estamos. No les entiendes? Son lo mismo que eras tú hace unos cientos de años, pero con talento para sobrevivir.

Lo siento, creo que hoy me he pasado de líneas, pero ¡haces tantas preguntas, chaval!

Jorge Bonilla dijo...

Difícil comentar todo lo que dices. Las mujeres? Jodidas, más que los hombres. Son, como siempre, las que mantienen la economía. Derechos?, ninguno. además ni heredan generalmente los hacen los hombres o el primogénito. Por lo demás son culturas de supervivencia, llevan miles de años ahí, y ahí seguirán, sin moverse un pelo. Y aquí radica el problema: la historia nos demuestra que sólo avanzan las culturas que se mueven "un pelo", las demás únicamente sobreviven.

Paul dijo...

//la historia nos demuestra que sólo avanzan las culturas que se mueven "un pelo"//

Aunque viendo hasta donde ha avanzado la nuestra...

lur dijo...

Hasta pronto jorge, dejo un rato de viajar contigo, nos vamos a tierras gallegas.Quizá algún ciber,quién sabe.Gracias por tus crónicas y besos a la compañía, y mil amores para Nicaraguita

Anónimo dijo...

"Uno de los errores más groseros en los que solemos caer los seres humanos es la creencia de que lo que sirve para mí debe servir para los demás, y de que cuando hemos encontrado una manera adecuada y armoniosa de vivir tenemos el deber moral de romper la paciencia de nuestros semejantes con el discurso proselitista de nuestros logros y el consejo machacante de que el nuestro es el mejor camino para seguir."

Jorge Bonilla dijo...

Totalmente de acuerdo con anónimo. Es una grosería pensar en culturas superiores. Respetar los caminos, de eso se trata.