miércoles, 19 de marzo de 2008

¿Qué pasó con Mi Negra?

Hoy, Nayda, la becada. La llamé hace un mes por su cumple, en su casa nadie la felicitó, salvo su padre, ni su madrastra, ni sus hermanastros. No lo había hecho desde diciembre, donde le comuniqué que el dinero prometido para enero –resto de lo recaudado en septiembre más el resto de la beca, $400 – se lo adelantaba para que se pudiese comprar algún regalo para ella y para Anahí, su hija. Eran las navidades!, lo agradeció. A finales de Enero se comunicó una vez conmigo para darme buenas y malas noticias: la buena, que comenzaba a estudiar el curso preparatorio para la Uni, quiere ser enfermera; la mala, que Anahí tuvo que ser ingresada por tercera vez a causa de una neumonía y que ella sufría de hemorragias postmenstruales. Las dos cosas se llevaron la plata que le envié.

Graduación como bachiller
Me encanta esta foto. Tiene tanta información que parece viva. A pesar de estar quemada y ser una mala imagen. La recibí hace un par de días desde Nicaragua y corresponde a su graduación como bachiller a principios de diciembre del 2007. Sí, tres meses ha tardado en llegar todo el material a mis manos. Allí es tradición graduarse así, disfrazado, se dejó un montón de plata en el papeleo, un anillo conmemorativo y el vestuario –birrete, toga y cinta–, que apenas vemos, por el flashazo. La parte roja tampoco sabemos lo qué es, posiblemente el vestido que lleva debajo que se le ha desajustado. Ella se da cuenta y se siente fatal.
La inocencia. Nayda está acojonada, sus ojos perdidos, cuello tenso, hombros hacia dentro, sus manos literalmente se sujetan en la toga, y sus pies, que me decís de sus pies, el derecho ligeramente metido hacia adentro y sin apenas tocar el suelo, no-sea-que-se-rompa, el suelo. Lleva reloj, no se lo había visto anteriormente. ¿Un regalo?, ¡No! Se lo habrá comprado ella, nunca ha tenido un regalo. No se siente cómoda, aunque es importantísimo ese paso dado en su vida, pero al mismo tiempo se siente perdida. Quiere que ese momento, al cual estaba invitado y no acudí, pase cuanto antes. Las fotos de la celebració no son mías.
Leed las paredes. Calidad de la enseñanza. V Promoción de Bachilleres. Instituto "no se qué" El Progreso. Escenario, una iglesia. La escuela pertenece a la Morava, la más importante en la Mosquitia; la foto nos da una información interesantísima sobre la calidad de la enseñanza, ¡hay tres faltas de ortografía, acentos a parte: en el lema, "triumfar", una "m" dos veces. Dentro de la filosofía, "exelencia" queriendo expresar "excelencia". Os podéis imaginar cuál es la formación allí impartida. Si la propia escuela comete esas torpezas con el español que no harán los alumnos.

Feliz cumpleaños. Promesa de beca
Hasta ahora Nayda no me ha pedido nada. Quizá sea esa la razón por la que soy generoso con ella. Debido a las buenas notas conseguidas en su graduación le he prometido una beca de 1.000 Córdobas al mes durante sus estudios (unos 50 dólares, no es mucho, la mitad de lo que gana un obrero en las maquilas, pero por ahora no tengo trabajo y no quiero prometer algo que no pueda cumplir), calculo que cuatro años, uno de preparación para la Universidad, tipo COU, y tres para la carrera de enfermería. A cambio le he pedido mucho: trabajo, dedicación, buenas notas e información regular sobre sus estudios. Nada más y nada menos. Le he comunicado también que no tiene ningún compromiso conmigo, es libre, y que espero que encuentre un amor acorde a su edad y a su ternura.
Lo tiene duro, muy duro, porque además de estudiar no puede abandonar las tareas del hogar, incluida su hija. Le he sugerido que hable con su padre y le convenza de la necesidad de una lavadora para que pueda hacer la tarea de la escuela en lugar de gastar tantas horas lavando a mano después de venir de clase. Su padre le ha dicho que no, que no tiene plata. Así que mi adoptada, es lo que es, tiene que seguir lavando a mano y hacer la tarea de la escuela de 9 de la noche, después de acostar a su hija, hasta las 1 de la madrugada, que el cansancio le vence. Lo que peor lleva es la filosofía –qué es eso– y el inglés que lo teme. Se levanta a las cinco, empieza el día… Esta noche no me podía dormir por la puta lavadora, pero he tomado una decisión y me he dormido.

1 comentario:

marion dijo...

¡Felicidades a Nayda, por su graduación (y también, con retraso, por su cumpleaños)! Ánimo en los estudios y a tomarse la filosofía con filosofía.
Y espero que lo de Anahí sea una simple cosa de bebés y nada grave.
Mil besos.