sábado, 5 de abril de 2008

Argentina no cambia. Guerra entre ricos

Los agricultores están que trinan contra el gobierno por el impuesto de exportación que quiere imponer a la soja. Es una huelga de la patronal que se ha visto apoyada por el pequeño propietario y el campo en general. Y de paso de toda la sociedad anti Kichner. Cristina Fernández, la presidenta y mujer del ex-presidente; en un principio se rió de ellos, los despreció…, luego se acongojó y volviendo a un discurso salvapatrias sacó su artillería peronista y a las huestes de los sindicatos –ya le pasarán la factura en los próximos meses– en torno a ella y la patria. Hoy el paro ha remitido y se han dado una tregua de un mes. A la expectativa, Argentina no cambia. Es una guerra de por mis cojones

Chistes sobre argentinos
Todos mal que bien sabemos alguno o hemos oído alguno, pero que no nos pregunten por alguno de chilenos o colombianos. No sabríamos. De mexicanos, quizás. Para intentar enmendar esta injusticia busqué en Google "chistes sobre chilenos" y el primer link que apareció en la lista decía lo siguiente "Chistes de argentinos". Sin comentarios.
Ellos lo saben y se la suda, forma parte de su ser, reírse de si mismos es un gran don. Una amiga me comentaba que los argentinos fuera de casa son mucho más insoportables porque tiene que demostrar al mundo lo buenos que son, pero dentro de casa luchan contra millones de compatriotas que son igual que él, entonces… esteee, sabés, no!

Los "Bonischa" porteños
La primera vez que escuché Argentina en mi vida fue en el 68 o 69, a la edad de 8 o 9 años que un familiar, primo o tío de mi padre, venía de visita a España. Procedía de la Argentina y su apellido, como el mío paterno, lo pronunciaba… diferente, "no sabe pronunciar la "ll" me decía yo en aquel entonces, porque de su garganta salía un scha, scha, scha, decía Bonischa en lugar de Bonilla. Desde entonces me quedé con la copla, y aún me sigue pareciendo extraño esa porteña forma de pronunciar la doble ele.
He visitado a una parte de los Bonischa porteños y nunca en la vida hubiese dicho que son familiares míos, busqué rasgos, gestos, un algo que nos relacionase. Nada, sólo la sangre. Son ingenieros, médicos, veterinarios y todos bien colocados. Bien situados. Burguesía de Palermo. Llamé a una prima de mi padre, Susana, y ella convocó a varios miembros más: a su hijo menor, a una prima hermana, a su joven tío de 93 años, Angel, hermano de mi abuelo y su hijo Angelito. También había un no Bonilla, pero como si lo fuese, era amigo de niñez y tenía ya ochenta y pico de años. Tomamos un café y una roscón de pascua. Nos enseñamos fotos, Susana en papel y yo de mi ipod. Hablamos de la familia, conversamos de política: todos habían votado a Zapatero, me llamó otro primo desde los EEUU para felicitarme y conversar conmigo, lo hicimos un rato largo. Estaban encantados y yo también, para que negarlo. Además mi papá se puso muy feliz.

Las elecciones españolas en Argentina
La ciudad sigue con carteles, el presidente del Gobierno ocupaba hasta hace unos días toda la fachada de un edifico céntrico invitando a votar. 260.000 votos, la cuadragésima provincia de España en número de votos después de La Rioja se llama Argentina. Esos son los potenciales votantes que viven acá. Deciden en algunos casos que alcalde gobierna un pueblo gallego, son más que los del mismo pueblo ¡a pesar de no haber estado nunca en ese terruño! No lo entiendo. Ok, tienen los mismos derechos que todos los españoles pero qué saben de España, han venido alguna vez, qué les une, deben ser determinantes con sus votos. Son argentinos, sus gustos son argentinos, su forma de hablar es argentina, piensan, conversan y gesticulan como argentinos, pagan sus impuestos en Argentina, pero qué votan en España. No lo entiendo. Yo personalmente, si me viese en ese caso renunciaría al voto y diría soy argentino, che. Con Italia pasa lo mismo. Aunque jamas renunciaría a mi pasaporte español… por si las moscas… ¡pero votar!

Fui testigo, y comieron perdices…
Me he vuelto a encontrar en BA con dos amigos de este blog, Julián y Ana, los Nicas, que desde "scha" vienen a trabajar a esta vibrante ciudad. Les llamé por teléfono y nos citamos en el Consulado español: debía ser testigo para su certificado de pareja de hecho. Del acto no hay imágenes porque los funcionarios españoles me confiscaron la cámara por razones de seguridad y a pesar de mi rogatoria para inmortalizar ese momento no hubo forma, y eso que habíamos quedado con el cónsul e íbamos de la mano del jefe de Cooperación española en Argentina. Imposible. La ley es la ley. Lee deseo lo mejor, la van a pasar bien, están en Buenos Aires.

Una noche bohemia, noche de Tango
Un local popular, en La Boca, hay que reservar, es un club selecto. Mesa para 12, luego seremos 14. La cita la habían cerrado Alejo y Silvia, en cuya casa resido. Entrada simbólica, cena con espectáculo y baile: 4 euros. Media de edad, 50 años. Es el Bohemios un club social, deportivo y cultural para la gente del barrio –el más pintoresco– La Boca, donde ser socio es un honor e ir los fines de semana a bailar un orgullo. Donde uno se mueve a ritmo de tango, chacarera y milonga…
Dan la bienvenida a todos los invitados de esa noche, en especial al público extranjero, seis somos, y de repente oigo mi nombre por los altavoces: tierra trágame, pensé, me levanto y saludo en general sin mirar a nadie, ¡no!, no es sólo saludar sino que tengo que salir al centro de la pista –me dicen–; por lo bajín, blasfemo, me cabreo, siento un ridículo espantoso y pregunto a mis acompañantes que por qué no me han avisado. Me quiero morir. Según voy saliendo veo que van llamando a los otros forasteros, me relajo. Ya en la pista, nos dedican unas palabras, que de los nervios no recuerdo, y nos regalan un banderín. El público presente aplaudió, nos sentamos y la velada siguió su curso. Lindo. Bonita noche.

4 comentarios:

azuvil dijo...

yo siempre incordiando...

http://www.youtube.com/watch?v=TiLn_qdvEVo

gracias por el viaje,
por el tuyo y por el mio

gema dijo...

Ya sé que estás lleno de sentimientos encontrados porque tu viaje se acaba, pero yo tengo muchísimas ganas de verte, que quieres que te diga! Estoy en tu casa, esperando a ver si apareces en el chat, pero no sé si habrá suerte. Un beso enorme.

lur dijo...

Por fín me he puesto al día.Menudo viaje esta mañana de domingo.Todo marzo y abril y, es que no podía dejarlo para más tarde. Ya vienes jorge.Yo también tengo ganas de verte.Gracias ha sido un viaje precioso

Jorge Bonilla dijo...

Lur no te atraques de panamericana te va a hacer daño al estómago. Un beso y hasta pronto.