domingo, 17 de febrero de 2008

El Salar de Uyuni, el espejo de la tierra

A veces cuando vemos algo que nos impresiona mucho nos quedamos con la boca abierta y entramos en una especie de éxtasis del cual nos cuesta despertar y cuando lo hacemos más difícil todavía nos resulta comunicarlo. El Salar de Uyuni no es que sea bonito, es deslumbrante, alucinante, es… una maravilla con mayúsculas. Es sin lugar a dudas una de las experiencias más fuertes que he vivido en estos ya 10 meses de viaje

El oficio de escritor
En estos momentos son los que hecho en falta la literatura, el saber escribir, contar en palabras los que mis ojos han visto, lo que mi piel ha sentido. Me doy cuenta que no sé, que no puedo, que soy un analfabeto al cual le falta léxico, poesía o como queramos llamarlo.
Por otra parte, y esa es mi defensa, te lo pueden contar, puedes ver espléndidas fotos o un documental impresionante en la tele, pero os prometo que nada, absolutamente nada lo iguala. Hay que verlo, tienes que verlo para creerlo. Es como cuando te cuentan cómo es el desierto, si no lo has vivido, pisado no sabes cómo es. Eso es lo mágico de los viajes: el sentir en carne propia el universo que nos rodea.

Las siete maravillas naturales del mundo
Actualmente existe una campaña para promover las siete maravillas naturales del mundo, supongo que, como casi todo, estará bastante manipulado y dado la repercusión económica que tiene habrá muchos intereses comerciales por medio. Soy un ignorante respecto a África y Asia, pero creo que en América hay varias joyas que son dignas de estar en esa lista: el Gran Cañón del Colorado, en EEUU; los Tepui en Venezuela: el Amazonas, Amazonas y Amazonas (varios países,) y el Salar de Uyuni y alrededores en Bolivia.

¿Qué Salar has visto?
Es lo que debéis preguntar a todo aquel que os comente que lo ha visitado, porque hay varios, según la época del año y, muy importante, la hora del día, lo digo por la luz y sus reflejos. Yo he visto el Salar en enero, verano aquí y temporada de lluvias, nada que ver con el de junio o agosto en el que no hay ni gota de agua y todo es pura sal y que es el más visto en imágenes. De todos modos es un paisaje único, que posiblemente no existe en ningún otro lugar del mundo.
Mi salar, –lo poco que he visto, porque tiene una extensión parecida a la provincia de Salamanca– estaba cubierto de un palmo de agua, y precisamente por ello tiene muchas partes que son inaccesibles, pero sinceramente no importa, es tan mágica la experiencia que el no haber visto unos cactus o una islita dentro de ese mar de sal me parece insignificante, además el exceso de droga es malo.
Mi Salar era un espejo en el cual se ve reflejado el horizonte, las montañas, el cielo, las nubes. Es una superficie extremadamente plana que no tiene fin, no lo abarcas con los ojos. Lo vi con luz de mediodía, con el sol alto y abrasador a pesar de estar a más de 3.600 msnm. Me cuentan que al atardecer es diferente. Lógico, cuando el sol se acuesta la luz se torna en un mar entre naranja y rojo.

Colchani, la sal es su vida
Ahora están de parón estacional. Llueve. Y su elemento económico está demasiado mojado. Colchani es un pequeño pueblo que tiene el monopolio de la sal en la región. Todo el mundo vive para, con y por la sal. Sus pieles están curtidas, quebradas por la luz cegadora, el aire helador y la salmuera. Debido al turismo también se dedican a hacer horteradas para el consumo guiri: un hotel de sal, mesas de sal, camas, sillas, figuritas absurdas, esculturas… Pura basura, con perdón. En cambio no tiene un centro de interpretación y los secaderos de los bloques están olvidados. En fin, nadie les ha enseñado.

4 comentarios:

marion dijo...

ay, george, esa humildad de repente. Si escribes tan bien últimamente ... aunque también te quedó bien ese paréntesis de ... " si yo fuera un poeta". En fin, escribes muy bien, mucho mejor de lo que tú te lo podrías haber imaginado (y los demás también), y aquí nos tienes, pendientes de tus entregas, y hasta sin aliento, sin aliento suficiente como para dejarte un comentario.
Leyendo el salar de uyuni, george, me he quedado una estatua. de sal.
p.s. ¿a lo mejor deberías hacer algo con tus manos?

Jorge Bonilla dijo...

Gracias por los piropos, Marion, pero eso lo dices porque me miras con buenos ojos. Yo ni escribo bien, ni hago buenas fotos, sólo regulares. ¿Y con las manos…? Sólo fumar y tocarme, para poco más dan.
Un beso.

Yuly dijo...

Espero que las manos puedas usarlas menos para fumar y más para tocarte y tocar aquello a lo que púedas dar placer. Un beso...

hibermon dijo...

Esas imágenes van bien con estos videos, espero les guste.

http://www.youtube.com/user/hibermon