viernes, 26 de octubre de 2007

Colombia, entretextos

Calentamiento global
Esta niña se llama Patricia, acaba de salir de clase. Es del turno de la mañana. Estamos en una buseta, ella a casa. yo a la playa. Está sentada junto a mi y lleva el cuaderno abierto, por eso sé su nombre. No hemos intercambiado palabra, pero la he observado, leído sus notas y curioseado sus apuntes. Los repasaba, leía, alzaba la cabeza y entre labios repetía lo que había aprendido. La lección iba sobre el cambio climático y decía como una de las causas que "las emisiones de CO2 afectan directamente sobre el calentamiento de la tierra".
Bueno, pues esta niña, de unos 11 o 13 años, con uniforme, morena y alumna de una escuela sencilla de la costa caribeña colombiana, sin saberlo, sabe más sobre el futuro de la humanidad que nuestro líder de la oposición, Mariano Rajoy. Que vergüenza! Por cierto, me han copiado, llevo defendiendo hace años que ese anticuado señor es un personaje de casino provinciano de finales del S XIX –lo juro– y no puede ser líder de un partido que aspira al gobierno en 2008. Cada vez que habla, cada vez que le veo, lo pienso. Ellos sabrán.

Perros como símbolo de identidad, o buitres o basura.
Moverte es captar todo lo que te rodea. Buscar los signos, las características que estructuran esa sociedad. Es fijarse en lo qué hay y cómo interactúa con el entorno, con las otras partes de la estructura (sociedad y entorno ambiental), trabajando –yo, como observador– con dos lógicas diferentes. Me explico, la primera sería la lógica de un ser foráneo que mira, analiza y se responde a las cuestiones de esa sociedad con una óptica ajena a ese mundo, es decir, una razonamiento occidental o español o europeo o cómo quiera llamárselo. Son lo ojos de un extraño. La segunda, es intentar meterte en la cabeza de los seres humanos que conoces y entender su lógica. Analizar cómo lo hacen ellos, por qué actúan así, qué les lleva a funcionar, pensar de ese modo. También existe lo que no hay, lo que falta, pero de eso no quiero hablar hoy.
Por qué pongo un perro en la imagen. Pues por que la sola visión de uno nos está diciendo, las condiciones sociales, económicas, sanitarias y ambientales en las que se cría, vive y reproduce. No él, toda la sociedad.

Baretos
Son unos petas enormes, como tres de los nuestros, aprovechando bien el papel. Que venden lo cerilleros, o puestos ambulantes de la calle. Muy bien enrrollados. Del tamaño de un purito, pero cargados de otro material. Verde. Todo lleno de verde. Demasiado para mi. De uno hago cinco y consigo convivir conmigo mismo. La calidad no suele ser la mejor, es maría de segunda o tercera calidad. La primera, la reina, –el creep, que así le llaman… y hay que probarlo porque ése sí que es alucinógeno. Garantizado. Se ven pajaritos– hasta donde yo sé, se vende más en bolsitas de diferentes precio, claro está. Las personas que usan los baretos, lo encienden hasta que se acaba. Mucho pa´mi cuerpo.

Elecciones el domingo
Dentro de tres días. La gran fecha. Lo inunda todo, es un momento de gloria, la economía familiar va ir bien en las próximas fechas. O ya le va bien si ya le han pagado su voto. Es el gran debate. Cuánto vale y cuántos votos son a cuenta del candidato y de quién le apoye. El otro día preguntaron en la TV a uno que pretende ser alcalde de Bogotá si "¿sería capaz de comprar 50 votos para salvar a la ciudad de quedar en manos de quien pudiera comprar 50 mil? Moreno Rojas, sin vacilar respondió: ¨Sí, sin ninguna duda”. Por lo demás ha habido un par de alcaldables asesinados, un diputado liberal también tiroteado y abatido desde una moto; un superlíder de la guerrilla –estaba a cargo de una unidad de 500 elementos–, bombardeado y presentado su cadáver a la prensa, entre Tolú y Cartagena –lugares en lo que he estado. Por lo demás tranquilas, candidatos municipales y regionales. Muchas siglas, complejo sistema de votación, y las ciudades llenas de malos carteles y peores eslóganes.

3 comentarios:

marion dijo...

las manos y los apuntes de la niña, el perro, el pájaro, los baretos y las sillas de plástico. Allí estás de nuevo. Formidable. Casí sobran las palabras.
Y aquí estoy de nuevo, con nueva CPU (igualita, si no fuera por las pegatinas de El Mundo ni te darías cuenta), gracias a Amadeo.

Anónimo dijo...

Has vuelto. Creo que somos muchos los que lo creemos y lo agradecemos. Estás centrado, estás en ti. Cuidate mucho. Un beso. Carmela

miguel dijo...

Hola Jorge y compaña, que belleza en tus fotos... jajajaja me he reido mucho con lo de Rajoy, es cierto tio, yo soy de Almería la típica ciudad de provincias española con casino y todo, y barbilampiños como este se pasearian por aqui hace 150 años, me lo puedo imaginar perfectamente. Ese es el panorama que tenemos en España un iluminao y sus sectarios al frente del gobierno y un jefe de la oposición de hace siglo y medio.
Sigue en América todo lo que puedas